Exhorta la Dip. Salido Magos a SEDEMA a informar al Congreso sobre programas educativos y de capacitación en zoológicos de la CDMX

La diputada Gabriela Salido Magos, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (GPPAN), presentó un Punto de Acuerdo para que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) informe al Congreso capitalino sobre los programas educativos y de capacitación para salvaguardar y ofrecer un trato digno a los animales que habitan en los tres zoológicos de la Ciudad de México.

Hoy en día, dijo, los zoológicos son principalmente instalaciones educativas y de investigación. Junto con las universidades y los institutos obtienen resultados científicos sobre los animales en cautiverio, además de que ofrecen a las personas la oportunidad de conocer distintas especies y, al mismo tiempo, enseñar conceptos sobre las conexiones biológicas y ecológicas.

“En la actualidad los zoológicos cumplen una función muy importante para el planeta y para los animales que habitan en éste, ya que por la destrucción que ha habido en diversos hábitats de la Tierra, tener especies en peligro de extinción en estos sitios hace más fácil su cuidado y protección frente a la caza indiscriminada”, puntualizó.

La panista, presidenta de la Comisión de Uso y Aprovechamiento del Espacio Público, comentó que desde mediados del siglo XX la conservación de especies animales en peligro de extinción se ha vuelto cada vez más importante.

Recordó que la aparición de los zoológicos como colecciones de ejemplares para observación de especies con fines recreativos es milenaria; los primeros registros, afirmó, los ubican hace más de cinco mil años en Egipto.

“En nuestro país, con la llegada de Hernán Cortés, éste se dio cuenta del zoológico que se ubicaba, justo a una cuadras de aquí, a un costado del Templo Mayor”, ubicó el tiempo y forma sus comentarios.

Salido Magos abundó que, con el paso del tiempo, aparecieron en las ciudades modernas los zoológicos para acercar a la gente a los animales considerados como exóticos, salvajes o aquellos de otras latitudes que difícilmente podrían ser vistos con vida.

Con el paso del tiempo, la observación de esos animales emplazados en un entorno artificial distinto a su hábitat natural derivó en que adoptarán comportamientos impropios a su especie, desarrollaran enfermedades e incluso, vivieran bajo un constante estrés.

De ésta forma, aseveró, los zoológicos han transitado de lugares de entretenimiento a centros de educación ambiental y conservación de especies, y hacía allá es a donde tienen que transitar en aras de garantizar el bienestar de los animales.

Insistió, finalmente, que en la Constitución Política de nuestra Ciudad se reconoce a los animales como seres sintientes y, por tanto, deben recibir un trato digno. “Es en ese sentido que esos centros deben ser líderes y mentores en la educación formal e informal en pro de la conservación.

En la Ciudad de México, los capitalinos y las organizaciones de la sociedad civil han manifestado su interés en modificar la visión con la que operan los zoológicos, e incluso distintos grupos parlamentarios han presentado propuestas con la finalidad de garantizar el trato digno de los animales que ahí habitan, así como la necesidad de transformarlos en lugares donde el público puede a conocer especies vivas, como si estuvieran en su hábitat natural.

Si bien es cierto que, la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre, dependiente de la Sedema, reporta actividades educativas y programas de concientización en la materia, es fundamental incrementarlos y que se realicen de la mano de otra dependencias para masificarlos y alcanzar un verdadero cambio en la cultura de corresponsabilidad, y cuidado ambiental de la flora y fauna, concluyó.

Back to Top