Solicita la Dip. Gabriela Salido información sobre el Parque Bicentenario

Para investigar, y en su caso corroborar, quejas vecinales relacionadas con supuestas irregularidades por parte de la concesionaria del Parque Bicentenario, como deforestación y el aprovechamiento de un área superior a la permitida, la diputada Gabriela Salido Magos presentó un Punto de Acuerdo a fin de que el Congreso de la Ciudad de México cuente con toda la documentación necesaria de ese acuerdo a favor de la Operadora de Proyectos de Entretenimiento NLP, S.A. de C.V.

La congresista solicitó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), así como al Instituto de Administración de Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN), remitan a esta soberanía, entre otros documentos, copias de la concesión completa y de los avisos que la empresa en cuestión ha remitido a las autoridades por los eventos realizados desde el inicio de la prerrogativa.

Los titulares de ambas dependencias, además, fueron convocados a presentar copia del acta de entrega a la que hace referencia la cláusula tercera del título de concesión; los avalúos originales de 2017 a la fecha; la relación de pagos efectuados a favor del INDAABIN por concepto de aprovechamiento del Parque Bicentenario; reporte de obras de modificaciones y la ubicación exacta de éstas, e informes de visita realizadas por el Instituto de Administración de Avalúos de Bienes Nacionales desde que inició la concesión.

Se trata de una concesión que, en su contenido, puede ser cuestionable si revisamos que la falta de claridad en su redacción permite que el la empresa antes aludida interprete a conveniencia el aprovechamiento de las 55 hectáreas, más allá de las cuatro fracciones que constituyen el permiso, subrayó Salido Magos en su Punto de Acuerdo.

Abundó que la Operadora de Proyectos de Entretenimiento NLP, S.A. de C.V. adiciona de manera intermitente, y sin estar incluidas, áreas como el estacionamiento, además de las zonas de alimentos y baños, y restringen el disfrute gratuito a los usuarios habituales, que en su mayoría son vecinos de las Alcaldías Miguel Hidalgo y Azcapotzalco.

La concesión, con vigencia de 25 años, establece que no podrá excederse de diez eventos al año, por lo que es necesario confirmar si se ha respetado esa exigencia, además de que en la citada empresa recae la responsabilidad de conservar y dar mantenimiento al parque, ya que el deterioro diferente al provocado por el uso natural puede ser exigible por la vía jurídica.

Gabriela Salido sostuvo que ha recibido quejas por parte de personas usuarias al Parque Bicentenario por distintas irregularidades, “entre las que se encuentran la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, la restricción a los vecinos para ingresar a realizar actividades deportivas, así como una supuesta tala para facilitar las maniobras de eventos artísticos, espectáculos en los que el aforo es cada vez mayor”.

Se tienen indicios, concluyó la presidenta de la Comisión de Uso y Aprovechamiento del Espacio Público del Congreso de la Ciudad de México, que se han dañado irreversiblemente áreas verdes, en lugar de conservarlas para incrementar los servicios ambientales que tanta falta le hacen a esta urbe; esto, sin la intervención de las diferentes autoridades como la Secretaría del Medio Ambiente, la PAOT y la propia Alcaldía de Miguel Hidalgo, incumpliendo ésta última lo establecido en su Programa de Acción Climática.

El Parque Bicentenario, a saber, es un predio federal y uno de los parques más importantes de la Ciudad de México cuyas dimensiones son el equivalente a tres veces el zoológico de Chapultepec, casi 12 veces el Zócalo capitalino o 78 estadios de futbol, por lo que representa un gran pulmón natural de la urbe que es visitado por aproximadamente tres millones de personas al año.

Back to Top